En desarrollo

Fecha prevista: 1º trimestre 2018

 

Hablemos de la polla

Porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que toda espada de dos filos…”

Hebreos 4:12

Casi siempre olía a cerveza o a vino. Hablaba con autoridad. Y, pese a que nunca trataba ningún asunto personal, creí comprender que llegó a ostentar un trabajo de alta responsabilidad. Tenía una obsesión con el pene. “¡Ah la polla, con todo lo que he hecho y es por lo único que se me recordará! ¡De eso estoy seguro!” No podía quedarse quieto sobre el diván y se giraba constantemente hacia mí, lo que me irritaba bastante. “¡Los pájaros, a ellos no quise darles una polla! Me dije: esto de la polla es una gran idea, pero no hay que abusar. Pero ya no recuerdo qué aprendiz insistió… y cedí.  A decir verdad fui débil y les puse polla a los patos, algo de lo que siempre me he arrepentido.” Tras una divagación como esta siempre acababa llorando, lágrimas sinceras que expresaban una profunda angustia. Depresión y conducta megalómana. Ni bonito de ver, ni fácil de tratar. Le tendía una caja de Kleenex. Se sonaba. Y empezaba de nuevo con las pollas.

Era tan puntual como un reloj suizo. Todos los días a las once estaba sentado en el diván de mi consulta y yo, sentado tras él, escuchaba con buena voluntad sus divagaciones. Era un paciente al que no le faltaba ni humor, ni imaginación. Era también moderadamente misógino. Se refería de vez en cuando a “grrrrandes tetas” alargando la r y tendiendo las manos mientras masajeaba un par con su imaginación. También tenía un asunto pendiente con los judíos. Pero nada tan recurrente y obsesivo como los falos.

Teníamos nuestra pequeña rutina. Media hora después de iniciar nuestra sesión, yo le ponía fin  diciendo algo así como: “Creo que ya está bien por hoy…” Él se levantaba, me daba los setenta euros, me estrechaba la mano y se iba cabizbajo. A veces se giraba hacia mí con una mirada infinitamente desesperada y soltaba una última y patética palabra como “Perdón”. Yo, siempre benevolente, asentía con la cabeza mientras partía. Sentí mucho su desaparición.

Durante la última sesión a la que se presentó se mostró particularmente agitado y a la defensiva: “¿Y si pudiera hacer lo que quisiera, eh? ¡Todo aquello que quisiera, eh! ¿Qué haría, eh? ¡Yo hice la polla! ¡No está nada mal, eh! ¡Pero he hecho muchas otras cosas, eh! ¡En realidad yo lo he hecho todo! ¡Todo! Vale, me ayudaron… ¿pero quién crees que creó a quienes me ayudaron? ¡YO! ¡Yo los creé! ¡Así que no me vengan con historias, eh! ¡Ah! ¿Pero ya sabes lo que realmente importa, no?”

Como sabía que irremediablemente volveríamos a la polla, intenté orientarlo hacia otro tema, pero se lo tomó a malas. Se levantó y me sacudió cogiéndome de la chaqueta: “la polla es lo más importante, ¿comprende? ¡Concebí TODO alrededor de la polla, todo lo que ve, eh! ¿Las estrellas? ¿De qué servirían las estrellas si no existiera la polla? ¡La polla es la piedra angular de toda mi creación! ¿Está contento con su polla? ¿Eh…? Mierda, no podía dejarle ir en ese estado. Intenté devolverle a una relativa calma y lo orienté hacia un servicio de urgencia psiquiátrica. La continuación de la historia probablemente la conoceréis mejor que yo.

Alguien del hospital de Mignot me comunicó que se había escapado del establecimiento. Dejó una nota diciendo: “haced como si no existiera”. Y no, no ha intentado ponerse en contacto conmigo. Desde entonces que no tengo noticias suyas. Es difícil evaluar su peligrosidad. Puede que se muestre agresivo hacia otros. A veces hablaba de “destruirlo todo” o de “hacer explotar todo”. Pero en mi opinión la hipótesis más probable es que ha puesto fin a su triste existencia. ¿Para qué unidad policial dice que trabaja?

Extracto del manual (en revisión)

 

Sinopsis

 

Todo comenzó hace varios años, en mayo de 2006. Sin razón aparente. Alguien debió pisar un enchufe y Dios tuvo que reiniciar el servidor. Pero la única certeza es que en una sola noche todo se vino abajo: la organización, los pisos francos, el pasaje desde la Tierra hacia el Paraíso y al Infierno, el poder de los superiores para tomar cartas en el asunto e incluso la memoria de los Ángeles y de los Demonios sobre la Tierra.

El gran juego se paró y nunca se retomó. Los Ángeles y los Demonios terminaron recuperándose. Poco a poco recobraron su memoria y una parte de sus poderes. Pero no hay forma de saber lo que ocurrió realmente. Al principio todo fue caótico, unos hacían centellear sus auras para ver de qué servían y los otros, fieras salvajes, se dejaban caer por el campo contrario para cazarlos.

Pese a la paranoia los Ángeles y los Demonios comenzaron a reagruparse: familias, asociaciones, grupos de combate o sectas, cualquier cosa que sirviera para protegerse los unos a los otros. Ocho años más tarde los solitarios o son muy poderosos o están muertos.

¿Muertos? En cualquier caso y salvo prueba de lo contrario, lo llamaremos así. Los Ángeles y los Demonios que mueren en la Tierra nunca regresan y no vuelven a contactar con nadie. ¿Todavía existen el Paraíso y el Infierno? Pocos osan imaginarlo, pero lo que está claro es que el gran viaje es solo de ida.
Los personajes de nuestros jugadores forman parte de un grupo anónimo, escondido entre los humanos. Unidos por un peligro omnipresente continúan la lucha codo con codo. Se cruzarán con aliados y adversarios que, como ellos, han elegido esconderse entre los humanos para intentar sobrevivir o simplemente porque no han comprendido todavía lo que ocurre: que la muerte es definitiva y que decenas de enemigos consagraron su vida a su destrucción.

Más que nunca, el principio de discreción está a la orden del día. Si anteriormente tenía como objeto dejar a los humanos en un práctico desconocimiento, ahora se ha convertido en algo obligatorio para quien no quiera encontrarse con un grupo de exterminadores siguiéndole la pista.

Extracto del manual (en revisión)

 

Sistema

Sistema de juego simplificado, desaparece la tabla única en pos de un sistema mas sencillo y dinámico:

Acciones:

Para simular una acción el director de juego, o el jugador implicado, deberá realizar un test contra la estadística implicada en la acción [Fuerza, Agilidad, Percepción, o Carisma]. Para realizar dicho test lanzará 3D6. Cada dado que muestre un resultado menor o igual que la característica implicada supondrá un éxito. Así pues se establecen 3 niveles de dificultad

  • Acciones fáciles: requieren 1 éxito.
  • Acciones medias: requieren 2 éxitos.
  • Acciones dificiles: requieren 3 éxitos.

Se establecen 2 casos especificos, cuando se saca un 111 ocurre una intervención Divina, cuando se saca un 666 ocurre una intervención Demoníaca.

Combate:

El combate es algo más complejo, no mucho más.

El combate se divide en turnos. Cada turno dura 6 segundos aproximadamente. Cada personaje por orden de iniciativa, por norma general, podrá realizar en su turno hasta 2 de las siguientes acciones (algunas de ellas solo pueden realizarse una vez, otras consumen las dos acciones disponibles):

  • Atacar 
  • Activar un poder
  • Preparar un ataque
  • Defenderse
  • Moverse
  • Curar a un ser sobrenatural

 

Crear un personaje:

En In Nomine Satanis / Magna Veritas los jugadores pueden elegir entre jugar con Demonios o con Ángeles. En cualquier caso, y a modo de "Clase", cada jugador deberá consagrar su personaje   a un arcángel [las fuerzas del Bien] o  un príncipe demoníaco [las fuerzas del mal]. Cada uno de ellos confiere a tu personaje una Área predilecta que otorga una capacidad especial y una serie de habilidades que aprender en el futuro. Además, tu personaje obtendrá otra capacidad especial otorgada por su característica más alta.

Durante la creación de tu personaje deberás asignarle también 2 ventajas y 1 desventaja.

 

Mejorar tus personajes durante una campaña:

Al final de cada escenario el director de juego otorgará a cada jugador una serie de puntos en función del cumplimiento de los objetivos del escenario. Los jugadores podrán comprar nuevas habilidades con esos puntos, obteniendo un descuento si compra habilidades dentro de su Área predilecta.

 

 

In nomine Satanis / Magna veritas se presenta en un libro tamaño A4 de 150 páginas a color en papel de 115grs. No Ctrl-Z Ediciones completa esta edición con 3 suplementos adicionales hasta llegar a las 200 páginas de material en un único tomo.

  • Suplemento Familiares y soldados de Dios incluido
  • Suplementos Guerra de redes 1 y 2 incluido.

 

Objetivo de financiación 6000€

 

 

Calendario:  inicio previsto de la Campaña en 28/11/2017

 

 

 

 

 

Calendario de producción: Inicio de campaña el 28/11/2017

 

 

 

 

 

Recompensas

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

gallery/portada-vf
gallery/logo verkami

28/11/2017

Nuestros partners

gallery/gastos
gallery/calendario
gallery/logo_raise_dead_editions_v02-130x130
gallery/metro

Boceto nuevas ilustraciones

gallery/demonio

Boceto nuevas ilustraciones

gallery/combate

Boceto nuevas ilustraciones

gallery/sg

Niveles de contribución

gallery/pledge level